Anuncios

Molestia grave garantiza el derecho a la exención del impuesto sobre la renta

La exención del impuesto sobre la renta(1) sobre los ingresos es derecho de los funcionarios públicos civiles jubilados y de los militares reformados(1) que contraer una enfermedad grave o pasar a la inactividad en razón de esa molestia.

Se trata de un derecho poco conocido, a pesar de asegurado desde 1947, cuando se promulgó la Ley 154, que en su artículo 13 estableció como las enfermedades que garantizaban el beneficio de la exención a la tuberculosis activa, alienación mental, neoplasia maligna, ceguera, lepra o parálisis "(1).

En el transcurso de los años, otras enfermedades consideradas graves pasaron a componer el rol de las molestias que posibilitan a sus portadores tener sus rendimientos exentos y no imponibles, conforme se desprende de las molestias enumeradas en el inciso XIV del artículo 6 de la Ley 7.713 / 88, actualmente vigente :

Artículo 6º Quedan exentos del Impuesto de Renta los siguientes rendimientos percibidos por personas físicas: (...)

- XIV - los ingresos de jubilación o reforma motivada por accidentes en servicio y los percibidos por los portadores de enfermedad profesional, tuberculosis activa, alienación mental, esclerosis múltiple, neoplasia maligna, ceguera, hanseniasis, parálisis irreversible e incapacitante, cardiopatía grave, enfermedad de Parkinson, (por ejemplo, en el caso de la enfermedad de Paget (osteítis deformante), la contaminación por radiación, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, sobre la base de la conclusión de la medicina especializada, aunque la enfermedad se haya contraído después de la jubilación o la jubilación; (Redacción dada por la Ley nº 11.052, de 2004).

Es importante aclarar que la jurisprudencia actual garantiza la exención del Impuesto de Renta sólo a los portadores de las enfermedades enumeradas en el dispositivo arriba, por cuanto el inciso II del artículo 111 del Código Tributario Nacional(1) se expresa al disponer que el otorgamiento de exención tributaria se da de forma literal y no admite interpretación extensiva.

El beneficio de la exención se funda en el deber del Estado(1)expresado en la Constitución, de proteger la vida, la dignidad de la persona humana y la salud. Se pretende garantizar a los inactivos la posibilidad de dirigir el valor que dejan de recoger en concepto de Impuesto de Renta para el costeo de gastos médicos, lo que permite el mejor tratamiento y control de la enfermedad que los acomete.

La exención del Impuesto de Renta retrocede al momento en que la enfermedad fue diagnosticada, debida la restitución por la Hacienda Pública de las cantidades que pudieron haber sido descontadas sobre los ingresos de jubilación o reforma, observándose, por supuesto, la prescripción quinquenal(1).

De acuerdo con la jurisprudencia actual, la hipótesis de la restitución del impuesto de renta no sigue las determinaciones del artículo 39, párrafo 5, del Decreto 3.000 / 99, ya que el término inicial para el cómputo de la exención es la fecha de comprobación de la enfermedad (fecha del diagnóstico médico), y no la de la emisión del laudo oficial. Como la confección de éste es siempre posterior al diagnóstico de la molestia, considerar la fecha de elaboración del laudo como inicio para el cálculo del valor a ser restituido a título de Impuesto de Renta no retrataría el objetivo primordial de la ley, a saber, garantizar mejores condiciones financieras para el tratamiento de la enfermedad(1).

La jurisprudencia mayoritaria actual relativizó la exigencia prevista en el artículo 30(1) de la Ley 9.250 / 95, pues estableció que, para el goce de la exención de Impuesto de Renta, no es obligatorio que la enfermedad sea diagnosticada por junta médica oficial, mediante pericia(1).

En ese sentido, se consolidó el entendimiento de que el referido artículo 30 consiste en comando dirigido exclusivamente a la administración pública(1) y no tiene injerencia alguna en la convicción del juicio cuando la cuestión es llevada al Poder Judicial, pues, como el magistrado aprecia libremente las pruebas presentadas en el proceso(1), independientemente de que sean laudos de junta médica oficial o laudos particulares, el importe es la fuerza que la prueba documental tiene en la convicción y en la fundamentación de la decisión judicial.

Además, merece atención la común práctica de la administración pública de determinar un límite temporal para la exención de Impuesto de Renta en los casos de jubilados y militares reformados que sufren de neoplasia maligna.

Como el período medio considerado para declarar el retroceso de la neoplasia maligna es de cinco años, la administración pública, en innumerables situaciones, limita la exención al período de cinco años después del diagnóstico del cáncer, por entender que el beneficio de la exención sólo puede ser concedido mientras persiste la enfermedad.

Este límite temporal, sin embargo, viola el espíritu de la norma que es amparar al beneficiario, incluso después del retroceso de la enfermedad.

El Tribunal Superior de Justicia(1) se reconoce como un derecho a la no limitación temporal de la exención, ya que ningún diploma normativo prevé ningún tipo de límite de tiempo para la exención, como demuestran el artículo 5, inciso XII, de la Instrucción Normativa SRF 15, de 6 de febrero de 2001(1), y el artículo 39 del Decreto 3.000 / 99(1)que regulan la tributación, la vigilancia, la recaudación y la administración del Impuesto sobre la renta.

Por lo tanto, al servidor público jubilado y al militar reformado, portadores de enfermedades graves, atestadas por laudo médico oficial o particular, previstas en el inciso XIV del artículo 6 ° de la Ley 7.713 / 88, está garantizado, aunque por la vía judicial, el derecho a exención del impuesto sobre la renta sobre los ingresos de jubilación y de jubilación.


(1) En las palabras del adoctrinado Roque Antonio Carrazza, la exención tributaria "se encuentra fundado en la falta de capacidad económica del beneficiario o en los objetivos de utilidad general o de oportunidad política que el Estado pretende alcanzar. (...) Ellas [las exenciones tributarias] sólo pueden ser concedidas cuando favorecen a las personas teniendo en cuenta objetivos constitucionalmente consagrados (protección a la vejez, a la familia, a la cultura, a los discapacitados mentales, a los económicamente más débiles, es decir, que revelan ausencia de capacidad económica para soportar la carga fiscal, etc.). CARRAZA, Roque Antonio. Curso de Derecho Constitucional Tributario. 19ª ed. Y en el caso de las mujeres.
(1) Además de los ingresos de jubilación y de jubilación, la exención concedida a aquellos que sufren de enfermedad grave alcanza los valores recibidos en concepto de complementación de jubilación y de pensión, siempre que el beneficiario sea el portador de la enfermedad.
(1) Artículo 13. En el caso de las personas con discapacidad, las personas con discapacidad o las personas con discapacidad.
(1) Artículo 111. Se interpreta literalmente la legislación tributaria que disponga sobre:
I - suspensión o exclusión del crédito tributario;
II - otorga exención;
III - dispensa del cumplimiento de obligaciones tributarias accesorias.
(1) La intención del legislador en otorgar al Estado el deber de protección a la salud está expresado en la Constitución de la República de 1988 en el artículo 196, que dispone: "La salud es derecho de todos y deber del Estado, garantizado mediante políticas sociales y económicas que apunte a la política reducción del riesgo de enfermedad y de otros agravios y al acceso universal e igualitario a las acciones y servicios para su promoción, protección y recuperación ".
(1) PROCESAL CIVIL. EMBARGOS DECLARATORIOS. IMPUESTO DE RENTA. Exención. PORTADOR DE MOLÉSTIA GRAVE. RESTITUCIÓN DEL VALOR PAGO INDEVIDAMENTE. PRESCRIPCIÓN QUINQUENAL. NO INTERRUPCIÓN DE LA PRESCRIPCIÓN POR EL PROCEDIMIENTO ADMINISTRATIVO. LOS HONORARIOS DEL ABOGADO. I. El requerimiento administrativo de restitución del indébito impide la decadencia del derecho de pleitear la devolución (artículo 168, CTN), pero no interrumpe la prescripción de la acción de repetición (artículo 172 del CC), de regla, sólo, prescribiendo las parcelas relativas al quinquenio anterior al enjuiciamiento de la acción. Precedente: (STJ RESP 572.341 / MG 2ª clase, John min Otávio de Noronha, DJ 18 / 10 / 2004; AgRg la AG 629.184 / MG 1ª clase, min José Delgado, DJ 13 / 6 / 2005 .. y RESP 584.372 / MG 2ª Class, min Meira Castro, DJ 23 / 5 / 2005; Resp 815.738 / MG Teori Albino Zavascki DJ 25 / 10 / 2007) (...) (TRF-5 - AC: 429771. En el caso de que se produzca un accidente de tránsito en la ciudad de Buenos Aires, Diario de la Justicia - Fecha: 16 / 6 / 2008 - Página: 316 - Nº: 113 - Año: 2008)
(1) REsp 812799 / SC;
(1) Artículo 30. A partir de 1º de enero de 1996, a efectos del reconocimiento de nuevas exenciones de que tratan los incisos XIV e XXI del artículo 6 de la Ley 7.713, de 22 de diciembre de 1988con la redacción dada por elartículo 47 de la ley 8.541, 23 de diciembre de 1992, la molestia deberá ser comprobada mediante laudo pericial emitido por servicio médico oficial, de la Unión, de los estados, del Distrito Federal y de los municipios.
§ 1. El servicio médico oficial fijará el plazo de validez del laudo pericial, en el caso de molestias pasibles de control.
§ 2. En la relación de las molestias a que se refiere el artículo inciso XIV del artículo 6 de la Ley 7.713, de 22 de diciembre de 1988con la redacción dada por el artículo 47 de la ley 8.541, 23 de diciembre de 1992, se incluye la fibrosis quística (mucoviscisosis).
(1) IMPUESTOS. PROCESAL CIVIL. ACCIÓN ORDINARIA. IMPUESTO DE RENTA. SERVIDOR APOSENTADO. Exención. MOLÉSTIA GRAVE. PROVE PERICIAL OFICIAL DISPENSABLE. LIBRE CONVENCIMIENTO. El artículo 30 de la Ley 9.250 / 95 impone como condición para la concesión de la exención del Impuesto de Renta la comprobación de la enfermedad grave por medio de laudo pericial oficial, sin embargo, dicho dispositivo no vincula al magistrado en su libre apreciación de las pruebas de los autos. El laudo pericial oficial no es indispensable si el juez, con base en otras pruebas de los autos, entiende estar debidamente comprobada la existencia de una molestia grave capaz de asegurar la exención de Impuesto de Renta, en los términos del artículo 6, XIV, de la Ley 7.713 / 88. Agravio regimental improcedente. (Agregado en el AREsp 514.195 / RS, rel. Ministro Humberto Martins, 2ª Turma, juzgado en 18 / 6 / 2014, DJe 27 / 6 / 2014).
(1) AgRg en el AREsp: 145082 PE 2012 / 0037725-0.
(1) Artículo 131. El juez apreciará libremente la prueba, atendiendo a los hechos y circunstancias constantes de los autos, aunque no alegados por las partes; pero deberá indicar, en la sentencia, los motivos que le formaron el convencimiento (Redacción dada por la Ley 5.925, de 1 / 10 / 1973).
Artículo 436. El juez no está asociado al laudo pericial, pudiendo formar su convicción con otros elementos o hechos probados en los autos.
(1) Agrg en el AREsp: 436.073 RS; Agrg en el AREsp: 436.073 RS.
(1) Artículo 5º Están exentos o no se sujetan al Impuesto de Renta los siguientes rendimientos: [...].
En el caso de los pacientes con enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Parkinson, la espondiloartrosis anquilosante, la enfermedad de Parkinson, la enfermedad de Parkinson, la depresión, , nefropatía grave, estados avanzados de la enfermedad de Paget (osteítis deformante), contaminación por radiación, síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) y fibrosis quística (mucoviscisosis).
(1) Artículo 39. No entrarán en el cómputo de la renta bruta: [...].
- los ingresos de jubilación o de jubilación, siempre que sean motivados por accidentes en servicio y los percibidos por los portadores de enfermedad profesional, tuberculosis activa, alienación mental, esclerosis múltiple, neoplasia maligna, ceguera, hanseniasis, parálisis irreversible e incapacitante, cardiopatía grave, enfermedad de Parkinson, espondiloartrosis anquilosante, nefropatía grave, estados avanzados de enfermedad de Paget (osteítis deformante), contaminación por radiación, síndrome de inmunodeficiencia adquirida, y fibrosis quística (mucoviscisosis), con base en la conclusión de la medicina especializada, aunque la enfermedad ha sido (7.713, 1988, 6, 8.541, 1992, 47, 9.250, 1995, 30, 2, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XNUMX, XUMUM.

Base del Artículo: conjur

Por Luiza Emrich so Oficina de Abogacía Torreón Brazo 31 de agosto de 2016, 15h25

Anuncios

Publicaciones Relacionadas

Comente y Socialice. ¡La vida es mejor con los amigos!

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprenda cómo se procesan sus datos de comentarios.

Seropositivo.Org, Wordpress.com y Automattic lo hacen todo a nuestro alcance en lo que se refiere a su privacidad. Usted puede saber más sobre este polític en este enlace Acepto la Política de Privacidad de Seropositivo.Org Leer todo en Política de Privacidad