La humildad, en la hora de la crisis ...

Usted esta en INICIO => Alimento para el espíritu => La humildad, en la hora de la crisis ...
Image default
Alimento para el espíritu

Yo sé, y como sé, que en el momento de la crisis, de la discordia, de la desesperación, del insulto es mucho, pero muy difícil, permanecer tranquilo (a).

Y me atrevo a decir que he aprendido eso, de oportunidad desafortunada a otra oportunidad feliz.

La humildad! ¡Cómo es difícil mantenerla! Y, bien sé, no hablo sólo por mí.

Tal vez usted mismo, que me lee ahora, debe estar pensando:

¡Y como!

¡Sí, lo sé!

Pero, tanto como pude ejercitar esta cosa, la Humildad, más yo veo sus frutos, así como sus flores, cayendo sobre mí.

En mi juventud fui:

  • frívolo
  • inconstante
  • Vulgar
  • Crueles
  • poco concluyente
  • irrespetuoso
  • mentiroso
  • ingenioso
  • cobarde
  • .........

No terminaría los adjetivos.

Y por eso, y no sólo "sólo" por eso, cuando el diagnóstico vino, no hubo mano que se extendiera hacia mí, con la rarísima excepción de una persona, que tuvo, por mí

MISERICORDIA!

Moneda rara. Y, ante tanta bondad, mantuve, cada día, de cabeza baja delante de ella y, curiosamente, sólo recuerdo sus pies y zapatos, pues yo no podía mirar a su rostro, pero todavía recuerdo su voz, habla serena:

- "Hola !!! Hoy no ha dado para que pueda ayudarte con más que eso, descansa ".

Y era con la ayuda de ella que convalecí, por una semana, en un hotel en la calle Amaral Gurgel que, verdaderamente, tenía, bien, bien, otro propósito, y no era ésta, la de descansar!

Y después de unos días fui a ella, le agradezco la ayuda y no acepté más. Y pasé unos días en las calles hasta recordarme a E. Castro, una vieja amiga, a quien recurrí y que me colocó en una casa de apoyo.

Y, bien o mal, entre locos y bandidos, me recuperé e inicié el paulatino y gradual proceso de reenguimiento que me trajo hasta aquí, ante ustedes, a quien yo trato de aclarar el camino.

Y es así, tratando de hacer alguna luz para ustedes que puedo ver y apreciar cuánta sombra todavía habita en mí.

En el pasado, no muy lejos, creé esta sesión, alimento para el espíritu, y desistí de ella porque no había demanda. Pero acabo, el último viernes, por entender que, poca o ninguna audiencia, siempre puede ser útil tener estos textos aquí, pues nunca se sabe qué alma podrá aparecer por aquí y este texto me hizo y hace reflexionar siempre y todo el tiempo en esta cosa, la humildad, que el I Ching preconizó para mí, sólo que con otras palabras!

El "mi hexagrama" habla del extranjero.

¡Eso también me hizo y hace reflexionar todo el tiempo!

Descargar!

Todas las cuentas a rescate piden relación directa entre acreedores y deudores.

Es por eso que te ves a menudo en la Tierra, delante de aquellos a quienes debes algo.

En el hogar o en las líneas que lo marginan, es fácil reconocerlos, cuando entregas desinterés y dedicación, recogiendo aspereza e indiferencia.

Muchas veces, traen nombres queridos en el recinto doméstico, y se asemejan a impasibles verdugos, apresándote el corazón en las rejas del sufrimiento.

En muchos lances de la carretera, son amigos a quienes te das, sin reserva, y que te arrastran a dificultades de largo recorrido.

En varias ocasiones, son personas de las que se secan las lágrimas, situándolas en la intimidad de la propia vida, y que, de inesperado, te agreden la confianza con las piedras del rechazo.

En otras circunstancias, son compañeros de experiencia que, de repente, se transforman en adversarios gratuitos de tu camino, hostilizándote en todas partes.

Sin embargo, si se enfrenta a semejantes problemas, es indispensable municiones de amor y paciencia, tolerancia y serenidad, para deshacer la trama de la incomprensión.

Guarda la conciencia en el deber lealmente cumplido y, si tiene lo que hay, releva los golpes con que te hieren, ofreciéndote el mejor sentimiento, la mejor idea, la mejor palabra y la mejor actitud.

Agua cristalina, pigando, gota a gota, convierte el vaso de vinagre en vaso de agua pura.

Y si después de todos tus gestos de fraternidad y benevolencia, aún te persiguen o te injurian, los bendice en oración y continúa, fiel a ti mismo, en la certeza de que humildad, a la hora de la crisis, es nota de la descarga.

Emmanuel por el médium Chico Xavier.

Del Libro Justicia Divina

Comente y Socialice. ¡La vida es mejor con los amigos!

Este sitio utiliza Akismet para reducir el spam. Aprenda cómo se procesan sus datos de comentarios.

Este Sitio utiliza Cookies y usted puede rechazar este uso. Pero puede saber bien lo que está siendo registrado en, consonancia con nuestra Política de privacidad