Vida con el SIDA. ¿Cómo es Vivir Con VIH o SIDA?

Usted esta en INICIO => Vida con el SIDA. ¿Cómo es Vivir Con VIH o SIDA?
?>

¿Y cómo será la Vida con el SIDA?

cacau1-croppedMira, estoy con problemas técnicos en mi página de inicio y no quiero que alguna persona llegue aquí y no encuentre algo para leer. Este es un texto mismo, que está dentro del blog y yo creo que no se ve con frecuencia. Mientras tanto, voy a trabajar aquí, para mejorar la situación y la navegabilidad

Pues sí. Muchos se imaginan, con frialdad, la trayectoria y la vivencia de los seropositivos, sin embargo, vivir en la piel es una situación muy complicada.

Pero las complicaciones no se limitan únicamente al organismo, sino que también viaja por las limitaciones sociales, las limitaciones de convivencia, el miedo, el prejuicio, y otras vertientes totalmente negativas, principalmente en un muy totalmente informatizado como es hoy en día.

Sólo para tener una idea, hoy, en Brasil, cerca de 250 mil personas conviven con el virus de la enfermedad SIDA y apenas saben de su existencia. Así, la práctica sexual inconsciente puede aumentar aún más la incidencia de quien tiene virus.

Como afirman los propios profesionales del área de salud, el principal problema para ellos no está en la contaminación con el virus, sino con la discriminación que sufren.

Sólo en el Emilio Ribas, hospital de infectología de São Paulo que es el mayor en toda América Latina, 500 exámenes de VIH se realizan por año, siendo que un resultado es positivo cada tres días en el hospital.

En el mismo hospital, 185 niños están internados, víctimas del virus del SIDA. Los niños acaban adquiriendo la enfermedad durante el embarazo, por la madre infectada. En los días de hoy, son diversos los tratamientos que impiden que el niño adquiera el virus durante la gestación, pero aún así, muchas madres desavisadas pueden simplemente no tener acceso a este recurso porque, aunque es obligatorio por ley, no todos los médicos piden, en el prenatal, por el examen de detección del VIH, lo que ocasiona otra infección en el ámbito familiar.

Pero el niño infectado con el virus del SIDA, en los días de hoy, tiene una vida normal que puede ser fácilmente asimilada a la vida de un niño que no tiene la enfermedad. El niño puede jugar normalmente, puede divertirse, puede ir a la escuela, jugar con los amiguitos y los animales, y hacer todo lo que su fase le permite. Pero, para que todo vaya bien, es necesario alertar a los padres que la medicación debe ocurrir desde siempre.

La expectativa general es que 630 mil personas estén contaminadas con el virus del SIDA en Brasil. Y aun después de varios avances en lo que se refiere al tratamiento, luego de descubrir la enfermedad el principal miedo a los infectados es el prejuicio y la discriminación social.

Niña en la máscara de oxígeno.

La vida después del descubrimiento del virus

Es en medio de algunos síntomas que el paciente busca al médico por primera vez con sospechosos de adquirir el virus del síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Lo que antes se resumía a una simple gripe, comienza a tornarse mucho más fuerte por el sistema inmunológico del individuo, dominado por la infección del SIDA.

Así, gran parte de los contaminados con el virus del SIDA descubren la enfermedad cuando sienten el agravamiento de los síntomas en el tratamiento de enfermedades, ya sean simples o no.

El examen del virus VIH se realiza gratuitamente en los hospitales de todo el territorio brasileño, ya que el combate de la enfermedad es muy importante para el gobierno, para la OMS - Organización Mundial de la Salud, y muchos otros órganos que luchan contra la manifestación de ese virus.

Y, con el resultado en manos, la decepción con el resultado positivo es muy diferente de la recepción de anta.

En 1983, los enfermeros y médicos se encontraron con una nueva enfermedad afectando a los brasileños. Y nada sabían de la misma. Así, los tratamientos a los pacientes se realizaban con la utilización de guantes y máscaras. Los pacientes, en esa época, morían dentro de días o como máximo meses, después de todo, no había tratamiento alguno para la enfermedad y apenas sabían cómo actuaba en el organismo humano, siendo su aparición uno de los mayores choques para la humanidad.

Lo que cambió de 1983 para acá

Falsificación auténtica ampliadaDe ese año en adelante, se creó el rumor de que el SIDA sería una enfermedad transmitida entre homosexuales, por la transmisión a través de la relación sexual anal, lo que generó el descubrimiento de los primeros casos.

Así, desde entonces, se asoció a la enfermedad con el hecho de que el individuo infectado sería probablemente un homosexual, lo que no siempre era verdad. Las relaciones sexuales entre hombres y mujeres también podrían ocasionar aparición del virus, así como la transmisión por medio de jeringas infectadas.

Sin embargo, el prejuicio sigue siendo grande. En el cómputo general, dentro del imaginario subconsciente, esta es una enfermedad para personas de vida desordenada, que "merecen estar enfermos". Los casos entre personas de más edad, han crecido justamente porque en sus mentes el SIDA forma parte de este cuadro y una persona de más de 60 años difícilmente hace una prueba para VIH "de libre elección"; sólo lo hace cuando la enfermedad ha progresado y las infecciones y otras enfermedades oportunistas aparecen, pero ahí ya puede ser tarde y es importante que se haga una campaña de concientización hacia esta franja etaria.

Hay más de 30 años después del descubrimiento del virus en Brasil, los avances en lo que respecta a la medicación y la prevención fueron grandes, y los resultados también son positivos.

En el pasado, la única forma de tratamiento era por medio de monoterapia con AZT. El medicamento era realmente muy pesado, lo que ocasionaba muchos efectos colaterales. Además, la duda sobre las cantidades que debían tomarse eran muchas, lo que perjudicaba la eficacia total de este método.

Además, el medicamento provocaba una reacción que dejaba a las personas con tonos de ceniza-plomo, y por ello, ese era más un rótulo de "individuo infectado". Y ahí, el miedo a tomar el medicamento venía también cargado de cuestiones sociales: al saber que usted estaba contaminado, luego le asociaban a la marginalidad, a la vida de profesional del sexo, homosexuales o incluso usuarios de drogas que utilizan la misma por medio de jeringas. Estos factores ayudaban aún más en la decisión de ocultar la enfermedad al máximo.

La vida con el VIH y la sexualidad

Hay quien dice que el virus del SIDA incorporó también otro nombre "el virus de la moral". Al adquirirlo, los individuos infectados sienten miedo de pasar la enfermedad además, de ser responsables de otra infección.

VIH-SIDA

En principio, muchos se vuelven "asexuados". En el momento del descubrimiento, tiene miedo de la relación sexual, tiene miedo de contar a cualquiera que sea el socio (principalmente entre los contaminantes que adquirieron el VIH temprano, y no estaban casados, por ejemplo, en el momento del descubrimiento, ya que eso dificulta las relaciones serias futuras), tiene miedo de "arruinar" la vida de otra persona que podría estar viviendo en una buena, pero está infectada con el virus del SIDA.

Esos son los principales puntos señalados por los infectados con el VIH, que aún hoy, si se descubren como seropositivos, temen el fin de las relaciones sexuales, principalmente porque el otro individuo tiene miedo de involucrarse y acabar infectando, aunque esté presente que el sexo con condón no transmite el virus. En el sexo oral, por ejemplo, basta con usar condón o una propia película de plástico de PVC en la mujer para que también se pueda realizar normalmente.

En lo que se refiere a los besos y los cariños, ellos están liberados para los seropositivos. Los besos sólo pueden ser por algún tiempo impedidos cuando alguno de los dos está con cortes en la boca.

Mientras tanto, en Brasil

Según datos actualizados del ONUSIDA, un programa de las Naciones Unidas para la lucha contra la enfermedad, son aproximadamente 40 millones los individuos infectados por el VIH. De estos, cerca de 1,6 millón están dispersos en Brasil, donde Brasil representa poco más de 600 mil infectados, que conviven o con la enfermedad en sí, o con el virus.

Sin embargo, los avances en lo que se refiere al territorio brasileño son bien significados, principalmente si se comparan a otros países. Aquí, el suministro de medicamentos para el tratamiento de la enfermedad es un programa nacional, que es referencia en todo el mundo y actúa bajo ley ya hace más de 10 años.

Para el combate al VIH, en los días de hoy el Ministerio de Salud dispone de 16 diferenciados antirretrovirales gratuitamente en la red pública de salud. Estos medicamentos son responsables de evitar la multiplicación de este virus, además de posponer al máximo los indicios y los síntomas de la enfermedad.

Por eso, el paciente con el diagnóstico positivo de los días de hoy, vive una vida totalmente normal - si no fuera por la discriminación petrificada que todavía rodea a la sociedad.

La vida del paciente, después del surgimiento del cóctel, no tiene prácticamente ninguna restricción.

Por otro lado, el propio Ministerio de Salud que posee un Programa Nacional de ETS y hepatitis virales, afirma que la tasa de transmisión del virus aún es muy alta en el país, considerando 19,8 contaminaciones para cada 100 mil habitantes brasileños.

El desarrollo de la enfermedad, de algún tiempo para acá, es más frecuente en las mujeres. En los hombres, a su vez, esa tasa disminuyó y mucho entre los hombres con edades que varían entre 13 y 29 años. La disminución de la aparición del virus en niños menores de 5 años de edad también es notable.

La discriminación

Kluft zwischen Rollstuhlfahrer und anderen

Así, se percibe que principalmente en el territorio brasileño, los avances en lo que se refiere al tratamiento y las políticas que definen la forma de distribución gratuita de los mismos son muy significativos, lo que debería hacer la vida del seropositivo, en teoría, tan normal como la de los demás.

Pero, el principal problema está en la discriminación, el factor que ciertamente más perjudica la inserción de ese individuo nuevamente en la sociedad.

Los niños documentados en un trabajo especial en el hospital en São Paulo ya citado anteriormente, apenas saben de qué se trata la enfermedad, y el tratamiento ofrecido diariamente a ellas, posibilita que tengan una vida normal. Pero, al conversar con los pequeños, se entiende que ellos saben de los riesgos de contar la enfermedad para algún amiguito de la escuela, por ejemplo.

Incluso los niños ya están impregnados con ese prejuicio que se ha tomado cuenta de la sociedad. ¿Hasta cuándo la gente no va a entender que el seropositivo también puede llevar una vida normal?

La creciente informatización ya llevó a la población el conocimiento necesario para que aceptara y ayudara en la inclusión del seropositivo en la sociedad, lo que es el principal miedo de ellos después de un examen con resultado positivo.

Mientras tanto, jóvenes que han sido infectados con la enfermedad, tienen miedo de contar a sus amigos. Miedo incluso de la familia. Miedo de relacionarse. Miedo de amar, de involucrarse, de enamorarse. Hoy en día la infección por VIH aún no puede ser curada, por ser una enfermedad crónica progresiva, que afecta al sistema inmunológico humano. Sin embargo, el tratamiento intensificado posibilita que la persona infectada viva su propia vida normalmente, así como usted o como cualquiera.

Sin embargo, el prejuicio y la discriminación que la circulan ya deberían haber sido extinguidos desde hace mucho tiempo, pero todavía están impregnados en el ambiente de trabajo, en la universidad, en las calles y en cualquier lugar. La relación debería ser normal, así como cualquier otro. En lo que se refiere a la sexualidad, la protección posibilita relaciones sexuales normales entre un seropositivo y un individuo que no posee la enfermedad, sin que la transmisión del virus ocurra.

Una vez más, la vida con el VIH

Ciertamente, al leer ese título, usted debe haber considerado la vida "sufrida" que el paciente de esta enfermedad tiene. Por supuesto que no deja de ser, después de todo, nadie adquiere una enfermedad de ese porte porque quiere. Sin embargo, ya ha dado para notar que el paciente contaminado por el virus del SIDA puede y DEBE llevar una vida normal, insertada en la sociedad.

Por increíble que parezca, lo que más afecta e infecta el seropositivo es la discriminación, que ocurre de las más variadas maneras y en prácticamente todos los lugares. Vivir con el virus del SIDA ya ha dejado de ser un problema sólo de salud y ha pasado a ser un problema de la sociedad, un problema de inserción, de colocación en ese ambiente.

La vida del paciente con el VIH no es fácil. Él debe todavía convivir con preconceptos impregnados, antiguos y sin fundamentación científica, así como deben protegerse de los que abusan de la discriminación.

Sabemos, o al menos deberíamos saber, que la salud de una persona es construida no únicamente por la integridad física, sino también por su moral, por su salud mental y emocional.

Los tratamientos, los avances y los medicamentos posibilitaron que el paciente infectado con el virus VIH comenzara a tener nuevamente su salud física, es decir, la integridad de su cuerpo, la mejora en el tratamiento de las enfermedades y el retraso en la aparición de las mismas.

Pero si tiene una enfermedad que todavía afecta a la sociedad como un todo y que impide la mejora de la salud mental y de la salud emocional del contaminado por el VIH, ciertamente es la discriminación.

Y cada pista, Brasil ya ha dado un gran paso para acabar con la discriminación del portador de VIH o el enfermo de SIDA

Anuncios

Automattic, Wordpress y Sorositivo.Org hacen todo lo que está a nuestro alcance con respecto a su privacidad, y siempre estamos mejorando, mejorando, probando e implementando nuevas tecnologías de protección de datos. Sus datos están protegidos, y yo, Claudio Souza, trabajo en este blog 18 horas o días para, entre muchas otras cosas, garantizar la seguridad de su información, ya que sé las implicaciones y complicaciones de publicaciones pasadas e intercambiadas. Acepto la Política de Privacidad de Seropositivo.Org Leer todo en Política de Privacidad

¡Su opinión es muy importante!

¿Quieres dar tu opinión sobre Blog Soropositivo.Org?

Si lo desea, proporcione su correo electrónico para que le enviemos una respuesta.

Gracias Agradecemos sus comentarios y volveremos pronto

Whatsapp WhatsApp nosotros
¿Necesitas hablar? Aquí hay tres personas que brindan servicios voluntarios dentro de sus posibilidades.
error: Contenido está protegido !!